Arrastre para cambiar posición de la portada

¿Qué se sabe de la barra de Boca?

lionel1989

Juvenil
Abro este tema con preocupación ante la pasividad de la gente brava.
Ejemplifiquemos:


1)Cual es la razon por la que el laburante automovilista no caga a trompadas/insulta/ignora a un trapito que le quiere cobrar por su derecho a estacionar? Porque te pueden rayar todo el coche o peor/porque te vas a comer un facazo del grupito de trapitos.

2) Por que en el transporte publico no pedimos que aquel grupito baje la musica? Porque son gente incivilizada que se te va a venir a las manos y vos tenes que llegar a tiempo a tus responsabilidades.

3) Por qué una persona armada evita detener a un ladron que entra a su casa a robarle el esfuerzo de todos los dias?
Porque si le hace algo, la familia del ladron va a causarle daños fisicos reales a sus seres mas preciados.

3) Por que un hincha de riber que publica burlas en las redes sociales no le dice nada a un tipo con la camiseta de boca que esta a 10 metros en el subte?
Porque sabe que puede resultar herido.

4) Por que Aguilar y Pasarella han hecho lo que quisieron con riber al punto de mandarlo a la b?
Porque no corren riesgo de perjuicio fisico ni ellos ni sus seres queridos a quienes jamas les paso nada?

5) Por que un empresario se atreve a quintuplicar el precio de un servicio publico ? Porque para eso contratan personas para que pongan la cara frente a las puteadas del pueblo.

6) Por que un politico recien reelegido de una provincia muy humilde puede poner una medida horrenda para la gente ?

Porque ve la marcha multitudinaria por la tele mientras le tira la leche en la boca a su secretaria con un champagne en su mano.

La personas evitamos hacer justicia en pos de evitar un perjuicio a futuro sea directo / indirecto, asi como una persona casada elige morirse de los gases antes que cagarse en la mesa para evitar que su señora le rompe las pelotas, o nos hacemos los gallitos si somos mas.

De igual manera funciona con la injusticia.

Supongamos que cualquiera de nosotros termina la secundaria y esta necesitando guita para vestirse para ir de joda y ponerla y decide estudiar la noble profesion de arbitro hasta llegar con mucho esfuerzo a arbitrar en la maxima liga de su pais.

Supongamos que estamos ganando buena guita pero nos gustaria pasar mas tiempo con nuestro hijito que nos extraña de tanto que viajamos y la cosa con nuestra jermu viene amenazando con unas guampas y nos preocupa como revertirlo.

De repente nos ofrecen obrar de videoanalistas para un partido muy importante y por atras nos pasan un sobre con un pago de 30 veces mas lo que cobramos siempre a cambio de un penalcito a favor de tal equipo?

Ustedes lo agarran?
- con esa guita la llevo de viaje a mi mujer y le compro un auto asi no me rompe las pelotas
- puedo laburar menos y pasarmela con el nene disfrutando.

Siempre que:

- Nadie me venga a romper las pelotas escrachandome ni en la cancha me hagan daño, nadie identifique a mi mujer y pueda salir tranquila a pasear y ver vidrieras y yo tambien...

Recontra aceptable!!!

No vamos contra un politico o un mafioso de turno verdad?
Entonces no hay nada que temer.

Venga el sobre!!

Van a seguir cagando a boca en tanto y en cuanto el individuo de a pie que aprieta el gatillo, el tipo que si necesita laburar para vivir,

no sienta que por hacer daño le puede llegar a pasar algo malo.

Yo tambien me animo a cobrar guita por ser el que aprieta el boton si no voy a tener consecuencias.

No podemos detener al mafioso organizado pero podemos detener al 4 de copas que aprieta el boton y tiene mucho que perder.
 

Quoteg

Reserva
Me encanto el texto.

Y en respuesta a la pregunta, la barra es un conjunto de orangutanes mercenarios que siguen órdenes de su patrón, el tanito.
De defender los intereses del club del que supuestamente son “hinchas” y hacer cagar a algún dirigente de conmebol, olvídate.
 

BOCAPUEBLO12

Titular
La mayoria de la gente que para en la barra no son hinchas de Boca. Y hablo de la gente que ni corta ni pincha, porque los capos son de todo menos de Boca. Si fueran hinchas se preocuparian en nose armar recibimientos decentes cada vez que sale Boca, o en meter mas banderas y paraguas, pero ni eso. Ya no te digo apretar periodistas o dirigentes porque se les termina el curro, y no quieren eso.
Nose donde quedaron los barras viejos de la epoca del abuelo, que tanto sacan pecho de que son "los unicos herederos".
 

MaxBjrs

Reserva
Muy buena reflexión Lionel.

La cuestión es que de la barra penosamente no podemos esperar mucho hoy en día: pasó de ser un sentimiento a un negocio 100%, por lo que poco le importaría defender el honor del club.
 

Mr-Eko

Juvenil
Una barra ególatra que solo habla de su "face" o "instagram" oficial. Puro curro.
Si de verdad quieren a Boca a ver si aparecen destruyendo el micro Gallina, haber si hay dignidad.
 

ChapaSuñe

Suplente
Pero si estos tipos son todos delincuentes que usan a los clubes como negocios...

No existe mas ese romanticismo por los colores, eso de defender al club, el aguante, apretar a los jugadores/dirigentes distraídos para hacerles saber donde están.

No, estos tipos son traficantes de droga, secuestradores, chorros, que lo único que ven en Boca es un signo $.
 
Que les dan casas del IVC, mientras hay miles de laburantes que los hacen mierda con la neo1050 (mal llamado UVA).
6-6-2013|11:20|VIVIENDANACIONALES
Etiquetas:

Ciudad de Buenos Aires
Un plan de viviendas para la barra de Boca
Para construir viviendas en La Boca, el Gobierno de la Ciudad firmó un convenio con una Ong cercana a la barra brava xeneize. Los beneficiarios fueron elegidos en una “asamblea interna”. Entre los preadjudicatarios están Hernán Cantón, miembro de la 12 y preso por asociación ilícita, y la hija de Santiago Lancry, otro de los detenidos por la causa de los carnets truchos.
PrevNext
Por: Laureano Barrera

ANTECEDENTES
A pesar de estar preso, muy pronto el barrabrava Hernán Ariel Cantón podría alcanzar el sueño de la casa propia en uno de los terrenos más cotizados de la Boca. Cantón, detenido por el escándalo de los carnets truchos, es uno de los beneficiarios del convenio entre la Asociación Civil Casa Amarilla y el Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC), dependiente del gobierno porteño. El acuerdo, que otorga el manejo de los planes de vivienda a un privado, alcanza a más de cuatrocientas personas elegidas en una "asamblea interna" de la asociación. En el listado al que tuvo acceso Infojus Noticias también figura Cinthia Soledad Lancry, la hija del “cabezón” Santiago Lancry, quién se entregó hace unos días en el juzgado de Manuel de Campos.
La Asociación Civil Casa Amarilla existe desde el año 2005. La preside un amigo íntimo de los “tribuneros” -como llaman a los barras la gente del barrio: Diego Basualdo. Él es quién firma al pie de los listados de personas que podrían ser dueñas de las casas a construirse.
El convenio por el plan de viviendas –desmenuzado en una investigación publicada hoy por el diario barrial Sur Capitalino- establece que el Estado construye edificios de viviendas sociales pero delega en una ONG la selección de los beneficiarios y la administración de los consorcios. “Este convenio es la privatización del clientelismo. Es como una inmobiliaria con bienes del Estado”, lo definió Facundo Taboada, integrante del equipo de asesores de la Defensoría General de la Ciudad, en la nota publicada en el diario barrial.
La investigación de ese medio revela que de la lista de 431 preadjudicatarios sólo un 22,10% vive en La Boca. El dato no expresa, por sí sólo, una ilegalidad. El pacto entre el organismo que conduce Emilio Basabilvaso –ex subsecretario de Estrategia y Desarrollo de Recursos Humanos, un alfil de Rodríguez Larreta licenciado en Economía Empresarial en la Universidad Torcuato Di Tella y becado con honores en Madrid- y la ONG de Basualdo, le permite a los aspirantes vivir en toda la ciudad Autónoma y en el Gran Buenos Aires, a pesar de que se trata del único plan de viviendas en años en el barrio más huérfano de la capital en infraestructura habitacional. “Es ilegal otorgar a un particular, en este caso una asociación, el derecho de administrar propiedades que otorga el Estado”, agregó Taboada en la publicación del sur de la capital.
Del análisis del listado no sólo emergen los barras del Xeneixe. Sur Capitalino detectó otras irregularidades: hay viviendas para distintos miembros de una misma familia (padres, hijos, hermanos, parejas); y una decena de adjudicatarios que viven en un mismo edificio (Irala 170). Y hay, sobre todo, muy pocos vecinos de La Boca.
Amigo de barras y policías
Diego Andrés Basualdo tiene menos de 40 años. Según una investigación publicada a principios del año por el sitio Cosecha Roja, un vecino entrevistado –que prefirió no identificarse- juró haberlo visto el domingo 25 de noviembre, en el entretiempo de un partido entre Boca y Racing, adentro de un obrador del predio donde su Asociación administra la construcción de 438 viviendas, hablando con un federal de apellido Tévez, uno de los recaudadores de la Brigada de calle de la comisaría 24, y al propio Mauro Martín, manipulando plata y entradas. El año pasado, cuando balearon a Martín y otros barras en la autopista camino a Santa Fe por un enfrentamiento con la gente del Rafa Di Zeo, contaron que él mismo encargó un pasacalle que decía: “Mauro, la Doce está contigo”. Lo firmó como “Michael Fox y su Delorean”.
En 2004 varias organizaciones sociales lograron el compromiso de Aníbal Ibarra para construir 1.200 viviendas en un predio lindero al polideportivo de Casa Amarilla. El déficit habitacional del barrio, los desalojos y la precariedad absoluta de los conventillos provoca incendios y, a veces, muertes. Un juez de la ciudad ordenó –por pedido de unas setenta organizaciones- que ese acuerdo incumplido, y heredado por la administración Macri, se pusiera en marcha. En ese momento, la asociación de Diego Basualdo integraba ese grupo. El gobierno de Macri se opuso: era casi pública la intención del jefe de gobierno de vender Tierra Amarilla a Boca Juniors. La Asociación Civil Casa Amarilla querelló al gobierno de la ciudad por las 1.200 viviendas y la justicia le dio la razón. A partir de entonces Basualdo empezó a negociar con el gobierno. “Este tenía perdido los terrenos y no le iba a quedar otra que construir las viviendas. Ningún juez iba a dar vuelta esa sentencia”, dice un abogado que sigue de cerca los vaivenes del negocio inmobiliario en la zona.
En 2010, Basualdo aceptó el acuerdo de construir 438 en lugar de las 1200, con las cláusulas ya mencionadas: la asociación seleccionaría a los adjudicatarios en una asamblea interna-,y administraría los consorcios de los edificios. Basualdo se acercó al jefe de Gobierno. En 2011, apoyó públicamente la campaña de Daniel Angelici, su delfín. Y comenzó a negociar con miembros de la barra brava el reparto de las viviendas de Casa Amarilla.
El 14 de noviembre, casi todas las organizaciones marcharon reclamando viviendas dignas. Cuando la manifestación pasó por el predio, lo custodiaba una guardia pretoriana de hombres de La 12 a quienes se sumó la Policía Metropolitana. Hoy por la tarde habrá una nueva marcha en reclamo de una vivienda más digna para La Boca. El destino final será el predio donde esperan el favor de Basualdo algunos barras bravas del club de La Ribera, hoy reñidos con la ley.
 
Arriba