Nunca m¡ s

Socrates

Juvenil
Nunca m s

Es necesario comprender que no se trata solamente de recordar: el deber de memoria solicita el de conversion y reconciliacion. La cuestion esencial no es condenar o indultar, es convertirnos y erradicar de ra¡z una logica de violencia que olvido que la vida vale por s¡ misma, no según lo que se piensa.
Ha pasado la conmemoracion del 24 de marzo. La estrategia medi tica alentada por el gobierno ha difundido una vision hemipl‚jica y sesgada de un pasado tan doloroso, limit ndose los medios, salvo honrosas excepciones, a cuestionar la actuacion de las Fuerzas Armadas sin paralelamente enseñar a los jovenes sobre los asesinatos, atentados y torturas que cometio el terrorismo guerrillero.

¿Se han extirpado las logicas violentas? ¿Se ha rescatado el sagrado valor de la vida? ¿Ha primado la ideolog¡a o la verdad? ¿Como, entonces, afirmar que existir  un "nunca m s"?
Silenciar los cr¡menes de la guerrilla con el eufemismo de que "solo pensaban diferente" implica desvirtuar la historia y generar el peligro de que otros jovenes se alcen en armas cuando les disgusten las pol¡ticas del gobierno. Ser¡a muy importante que alzaran su voz los camaristas que juzgaron a los ex comandantes, pues la opinion presidencial implica desconocer las conclusiones que ellos volcaron en su sentencia.

Ellos no pueden restringirse a comentar lo que resulta en la hora "pol¡ticamente correcto". Si lamentablemente su resolucion es conocida por la condena y no por el an lisis de los hechos resulta insoslayable que difundan estos últimos.
El terrorismo de Estado es equiparable al terrorismo guerrillero
¿Podr¡a la presidenta mirar a los ojos a la viuda del Capit n Viola dici‚ndole que quienes asesinaron a su marido y a su hijita de tres años no cometieron un crimen de lesa humanidad?
Sostener que el elemento determinante para calificar un crimen como de "lesa humanidad" es la participacion de un agente estatal implica elaborar un sofisma.
Su premisa central es falsa, porque toda vida es sagrada m s all  de si quien aprieta el gatillo es un montonero o un militar.
En su libro Patriotas de la muerte, el catedr tico español Fernando Reinares refleja lo que los etarras sienten al matar, transcribiendo el siguiente di logo mantenido con un militante:
"Tuvimos a este hombre 24 d¡as encerrado. Hablamos de todo. Era muy campechano. Lleg bamos a abrazarnos. Entonces un d¡a me dijeron: 'Oye. le tienes que pegar un tiro'. No me acuerdo de ningún sentimiento de pena por esa persona ni nada de eso. ­No se mata a la persona! Incluso cuando uno de ETA mata a un guardia civil o lo que sea, no mata a la persona. Est s atacando a un s¡mbolo y si eres capaz de no ver a la persona. no sufres."
Estas terribles palabras sirven para explicar a qu‚ se ha referido el ministro Juan Carlos Maqueda cuando -al votar en la causa "Simon"- sostuvo que el presupuesto b sico de un "crimen de lesa humanidad" es que en ‚ste el individuo como tal no cuenta, sino en la medida en que sea miembro de una v¡ctima colectiva a la que va dirigida la accion, por lo cual estos cr¡menes merecen la sancion y la reprobacion de la conciencia universal al atentar contra los valores humanos fundamentales.
Certeramente ha puesto el acento en lo fundamental: valorar qu‚ significaba para ese terrorista una vida, un ser humano.
"El terrorista -recalco tiempo atr s Juan Pablo II en el documento "No hay paz sin justicia. No hay justicia sin perdon"- piensa que la verdad en la que cree o el sufrimiento padecido son tan absolutos que lo legitiman a reaccionar destruyendo incluso vidas humanas inocentes. Pretender imponer a otros con la violencia lo que se considera como la verdad, significa violar la dignidad del ser humano y, en definitiva, ultrajar a Dios, del cual es imagen... ­No se mata en nombre de Dios! (.) Las injusticias existentes en el mundo nunca pueden usarse como pretexto para justificar los atentados terroristas. Si nos fijamos bien, el terrorismo no solo instrumenta al hombre, sino tambi‚n a Dios, haciendo de ‚l un ¡dolo del cual se sirve para sus propios objetivos." Una prueba tan elocuente como desconocida

Las manipulaciones de la memoria silencian la actitud que la guerrilla tuvo frente a los niños.
Al planificarse el atentado contra el doctor Guillermo Walter Klein - quien habr¡a de sobrevivir por milagro a las cargas de dinamita que demolieron su casa- los montoneros debatieron si la accion deb¡a limitarse al funcionario o correspond¡a tambi‚n matar a sus hijos.

Entonces, montoneros como Miguel Bonasso y Jaime Dri, dejaron constancia de qu‚ valor ten¡a para ellos la vida de niños inocentes. Lo hicieron firmando el documento titulado "Ante la crisis del partido. Reflexiones cr¡ticas y una propuesta de superacion" que, fechado el 4 de diciembre de 1979, expresa:

"Si nuestro objetivo era matar a toda la familia (...) implica un grave error de concepcion porque: a. No podemos actuar como agente sustitutivo del odio de clase. Cuando ese odio se exprese a nivel masivo pasar  lo que tenga que pasar, pero ser n las masas las que lo decidan o ejecuten."
Las palabras, con su terrible elocuencia, anticipan y consienten un genocidio diciendo entrel¡neas: "no los matemos nosotros; dejemos que despu‚s los maten las masas".

No pensaban secuestrar a los niños para d rselos a terceros, pensaban matarlos.

No se preocupaban por la vida de esos chicos, se preocupaban por no ser ellos los que lo mataran sino otros.

Y si lo hubieran hecho, ¿qu‚ tipo de acto delictivo hubiesen cometido?

¿No estar¡amos acaso ante cr¡menes de lesa humanidad aunque los asesinos no fuesen agentes estatales?

Lo que se pretend¡a imponer por las fuerza de las armas era un sistema pol¡tico que los argentinos jam s hemos propiciado en elecciones libres.
Solo un di logo de reconciliacion puede sanar las heridas
Para que exista verdaderamente un "nunca m s" es necesario abandonar los niveles superficiales de la conciencia e ingresar en su nivel m s profundo, aqu‚l donde en vez de hablar, disculp ndonos, guardemos silencio, pregunt ndonos como actuamos en aquellos dolorosos años.
 
E

Edelmiro_boca

Guest
CAVERNICOLA !!! SOS VOS ???

POR FAVOR, DIGAME QUE SI !!!!
 
E

Edelmiro_boca

Guest
cita:Originalmente enviado por pep

cita:Originalmente enviado por Queso Ruso


CAVERNICOLA !!! SOS VOS ???

POR FAVOR, DIGAME QUE SI !!!!
mercadotecnio,sos vos??
te cambiaste el nombre??
Si. Antes era Mercadotecnio pero ahora soy Queso Ruso. no se, queria algo + cool

salu2
 

cabjaz

Titular
cita:Originalmente enviado por Queso Ruso


CAVERNICOLA !!! SOS VOS ???

POR FAVOR, DIGAME QUE SI !!!!

EPA MERCADO...QUE CAMBIO...ME HACE ACORDAR AL DT QUE TENIAMOS EL ÑPASADO...ERA RUSSO Y ERA UN QUESO!
SALUDOS
 
cita:Originalmente enviado por Socrates

soy el mas grande filosofo de Argentina

¿quien es cavernicola?
----------

Oh, yo pensaba que Socrates era griego y que el m s grande
filosofo de la Argentina tiene un nombre que comienza con "R".
Pero tengo que reconocer que uno nunca deja a aprender algo
todos los d¡as.
 
Arriba