📢 Hablemos de economía 💰

Actualmente leyendo:
📢 Hablemos de economía 💰

Manuel_1993

Juvenil


Según este gráfico del economista R. Reich, con la reestructuración de los años 80, a pesar de que la productividad mantuvo la tasa de crecimiento, la compensación al trabajador (82% en el sector privado) apenas ha subido en casi 30 años, afianzándose una lógica concentración de la riqueza.

¿Qué opinan?
 

o0 oasis 0o

Reserva
Estos parásitos autodenominados "economistas serios" que ganan fortunas por contratos con el Estado (dibujando escenarios ultra-optimistas a favor del gobierno que les da de comer), son los que después reclaman la baja del gasto público en jubilados, pensionados y empleados públicos.


Pasa que los tipos llevan los números "en frio" y no calculan las cagadas que se puedan mandar los del gobierno (avance de Peña contra el BCRA en diciembre pasado, Caputo al frente del BCRA, discurso de Macri confirmando arreglo con FMI, que disparó $4 al dolar en Agosto/Septiembre).

La economía tiene mucho de confiabilidad por parte de los políticos, sobre todo este tipo de economía basada en inversiones. Si los inversionistas no confian en vos, es normal que retiren sus fondos y te dejen en banda.
 

Manuel_1993

Juvenil
Los inversores vienen retirando sus fondos desde hace décadas, en lo único que confían es en los paraísos fiscales, ya en los años 80 el capital en cuentas extranjeras era de idéntico valor al del PBI argentino. Hay que regular el movimiento de capitales en el sistema bancario, y cobrarles más impuestos bajo excepción de inversión en determinadas áreas estratégicas. Pero este gobierno de saqueadores son la misma clase que hace la corrida y a la que pedimos inversiones, es la clase económica copando los puestos gubernamentales, empresarios haciendo de políticos. La culpa no es de la política, es de la clase que ocupa esos escaños.
 
La culpa es de otros



El pecado original del naufragio de la economía macrista fue consumado con las medidas que la ortodoxia estaba pidiendo a gritos en los años de los gobiernos de CFK: eliminar retenciones al complejo agroexportador, aplicar tarifazos en gas, luz, agua y transporte; unificar y liberar el mercado de cambio con una maxidevaluación (la paridad subió 70 por ciento); bajar impuestos (cargas patronales, Ganancias y Bienes Personales) y pagar a los fondos buitre. Esto no fue otra cosa que un plan de ajuste con una fuerte redistribución regresiva del ingreso, que en teoría iba a motivar al sector privado, local e internacional, a invertir para gatillar un círculo virtuoso de crecimiento. Este no existió y en ese recorrido no hubo gradualismo, como intenta confundir la grey ortodoxa, sino un ajuste económico tradicional con resultados previsibles. Ahora que nuevamente se revela el fiasco de esa estrategia económica, los sacerdotes de esa secta pretenden desprenderse de sus consecuencias desastrosas. Además se premian como si no hubieran tenido nada que ver con otro fracaso de un plan macroeconómico ortodoxo.

Ortodoxia
Con la impunidad de la que gozan de hace décadas, al igual que en otros programas neoliberales que desembocaron en graves crisis, la culpa del derrape económico es transferida a los políticos que no tuvieron la suficiente convicción para realizar un ajuste más fuerte. Ellos, portadores del saber económico indiscutible, se muestran inocentes de una política con resultados pésimos. Tienen la capacidad de desplegar sin pudor la inversión del sentido; esto es, la responsabilidad del fracaso de sus planes ortodoxos corresponde a otros, ya sea políticos o una sociedad que no los entiende o no quiere hacer los sacrificios necesarios para alcanzar el progreso.

En este caso, culpan al ala política del macrismo por modificar las metas de inflación que eran incumplibles y por no haber detallado con firmeza la pesada herencia del kirchnerismo. Quienes levantan este último argumento muestran que no han escuchado el primer discurso de Mauricio Macri inaugurando las sesiones en el Congreso ni han registrado que el Gobierno elaboró un inmenso volumen titulado “El estado del Estado” detallando área por área la situación en diciembre de 2015. En una y otra acción de propaganda, el oficialismo se ha esforzado para mostrar la carga que debe arrastrar del gobierno anterior. Y no hay día en que la cadena nacional privada y pública no se ocupe del kirchnerismo.

No fue por la herencia recibida ni por un gradualismo inexistente que la economía macrista rueda en la pendiente. Lo hace exclusivamente por la política económica que la ortodoxia, antes y ahora, ha postulado como la única que se debe aplicar porque es “racional” y porque de ese modo el país se “integrará al mundo” y recibirá el apoyo de “los capitales privados”. Al igual que en otras experiencias similares, los resultados son irrebatibles: desmoronamiento de la estructura económica, laboral y social, a lo que se le suma el descalabro financiero.

Luego de alimentar una inmensa bicicleta financiera con las Lebac y al cerrarse el grifo de dólares de Wall Street después de dos años de inundar la plaza internacional con papeles de deuda argentina, el Gobierno convocó de urgencia al FMI para ser rescatado. El ajuste tradicional se convirtió entonces en ajustazo monetario y fiscal para evitar el default. El objetivo primordial pasó a ser entonces el de garantizar el pago de intereses y capital de la deuda con los dólares del Fondo Monetario, al menos hasta el final del mandato de Macri.

Como lo indica la historia de estos ajustazos, los recortes del gasto no serán suficientes y faltarán dólares para continuar pagando la deuda. En esa instancia, se presentarán las propuestas conocidas que promueve el FMI para conseguir recursos: privatizaciones, cierre de empresas públicas y reforma del régimen jubilatorio. En el caso argentino, se sumará la venta del Fondo de Garantía de Sustentabilidad del sistema previsional.

Disparates
En diferentes momentos históricos, economistas ortodoxos que tuvieron un papel relevante en el diseño y gestión de planes macroeconómicos que terminaron en inflación elevada, endeudamiento externo asfixiante, desempleo y pobreza creciente y retroceso industrial no fueron castigados ni por la opinión pública ni por el establishment. Por el contrario, el tránsito por el Ministerio de Economía o el Banco Central les brindó credenciales adicionales para su reconocimiento. Regresaron al mundo universitario público o privado con el pergamino de haber tenido un cargo público; recibieron premios de organizaciones del mundo empresario y académico; obtuvieron puestos muy bien remunerados en instituciones internacionales; se convirtieron en opiniones calificadas en grandes medios de comunicación tradicionales; o comenzaron o retomaron la lucrativa tarea de consultoría.

En tres años de economía macrista ha habido varias medidas postuladas por ese tipo de economistas que revelan un elevado grado de incompetencia en el diagnóstico y posterior ejecución. No fueron sólo pronósticos equivocados, como la prometida lluvia de inversiones que ni fue garúa o la descortesía de un segundo semestre que nunca vino. Más relevante fue impulsar medidas que provocaron costos inmensos para la calidad de vida de la mayoría.

Uno de ellas estuvo basada en un estudio económico disparatado, que expuso sus conclusiones públicamente el primer ministro de Economía de Macri, Alfonso Prat-Gay. Decía que la devaluación, elevando la paridad oficial a la que había en el mercado ilegal (blue), no iba a derivar en aumentos de precios. Fue desmentido en forma fulminante por el shock inflacionario posterior a la fuerte devaluación inaugural del gobierno de la alianza Cambiemos.

Otro desvarío fue incubado en el Banco Central, que aseguraba que los impactantes tarifazos no serían inflacionarios. Esta vez fue Sturzenegger quien presentó la teoría que decía que la suba de las tarifas derivaría en una baja de los precios porque los consumidores debían destinar una porción mayor de su presupuesto a afrontar el gasto de los servicios públicos y, por lo tanto, menos al resto de los consumos. Aseguraba que como la demanda de esos bienes descendería, por ejemplo la de los alimentos, los precios también bajarían. Javier González Fraga, actual presidente del Banco Nación, fue uno de los abanderados de ese disparate en el debate público. Como se sabe, las tarifas impulsaron al alza los índices de inflación, y los alimentos son uno de los rubros que más subieron.

Un dislate más sumó el Banco Central con las Lebac, que fue el germen de la corrida cambiaria de este año, elevando en ciento por ciento la paridad. El juego especulativo con las Lebac terminó cuando poderosos bancos internacionales –empezando por el JP Morgan– dieron por concluida la etapa del carry trade, conocida en criollo como bicicleta financiera. El más audaz en la defensa de la Bomba Lebac fue el ex vicepresidente del Banco Central Lucas Llach, quien afirmó que la emisión de esa deuda de cortísimo plazo no era un problema porque la contrapartida eran las reservas que se compraban. La magnitud de la corrida y la posterior sacudida inflacionaria, ambas variables con variaciones anuales más importantes desde el 2002, generadas por el estallido de la burbuja de las Lebac, expusieron lo ridículo de la teoría de Llach.

A la lista de desatinos se le suma el fomento de los créditos hipotecarios UVA, trampa en la que cayeron unas 140 mil familias, con cuotas y capital indexados por la inflación; el financiamiento de gastos corrientes en pesos con deuda en dólares; la autorización de comprar deuda en dólares con pesos, que recién a partir del próximo mes no podrá hacerse; alimentar otra bomba especulativa con las Leliq; dolarizar las tarifas de luz, gas y combustibles; disponer una apertura comercial en un mundo cada vez más proteccionista; subir y bajar la tasa de interés de referencia del BCRA una decena de veces.

https://www.pagina12.com.ar/165247-la-culpa-es-de-otros
 
Sarta de garcas, éstos son los vendepatrias que se roban todo, se robaron el FGS, subieron al doble la deuda/PBI, bajaron los sueldos de todos en especial a los abuelos. Blanquearon la guita que robaron durante años.
 
Cepo K vs. Cepo M. Elige tu propia aventura.

Cepo al Peso: hoy se pueden comprar divisas sin ninguna restricción, lo que falta es con qué.

El cepo M hace estragos en la industria, la construcción, el comercio y la gran mayoría de los hogares, pero alimenta la especulación financiera. Como en la recordada colección de libros de nuestra juventud, frente a la restricción externa, se trata de “elegir nuestra propia aventura”: ponerle un cepo al dólar, lo que fastidia a la clase media alta y enfurece a nuestro establishment o ponerle un cepo al peso, lo que empobrece a la clase media y baja y nos condena a depender del ánimo de los mercados financieros internacionales para acceder a un crédito que consolida una deuda externa que no podremos pagar.

https://www.pagina12.com.ar/171043-la-desregulacion-cambiaria-le-puso-un-cepo-al-peso
 

soplete

Titular
Otra mentira son las reseervas de 67 mil millones de dolares. En realidad los dolares del FMI son prestamos al tesoro para pagar los vencmientos de deuda con el organismo. Del resto unos 20 mil millones son encajes y swat con los chinos.
Si restamos, reservas netas como mucho hay 12 mil milones de dolares. Hay menos reservas que cuando asumieron.
 
Depende como lo mires, para ellos hicieron todo bien.
Vinieron a eso, es el gobierno de las mil familias para las mil familias.
Siendo concientes de que TODOS los gobiernos vienen a hacer negocios, que ninguno viene a "hacer patria", pero un centrito aunque sea a la gente le tirás.
Estos tipos destruyeron al pais en todos sus aspectos y no mejoraron absolutamente nada. 4 años fatales.
 

7bocaz

Suplente
Hoy la economia la manejan desde afuera, desde el exterior nos dicen como administrar acá tenes las consecuencias
 
Me parece que no le cantó las 40 a nadie. Encima defiende a la clase política diciendo que es bueno que haya "participación democratica", pero con la guita que ganan esos hijos de puta los únicos que 'participan' son los mismos clavos hasta que se mueren.

Habla primero muy a favor de los impuestos y después se queja de que la clase media se ve perjudicada. Es obvio que se va a ver perjudicada si le cobras impuestos hasta para echarse un cago, ídolo.
 
Habla primero muy a favor de los impuestos y después se queja de que la clase media se ve perjudicada. Es obvio que se va a ver perjudicada si le cobras impuestos hasta para echarse un cago, ídolo.
Con el kirchnerismo la clase media se duplicó, vivía mejor, tenía capacidad de ahorro, cambiaba de auto y se iba de vacaciones al exterior.
Se quejaba de los planes sociales, de las cadenas de Cristina, de que no podía atesorar dólares... y ahora no tienen con qué comprarlos.

Se comieron el verso neoliberal de la meritocracia y la baja de impuestos. Votaron con odio hacia el kirchnerismo y hacia los pobres.
Los resultados están a la vista. Pasaron de ser Clase Media a ser Clase 1/4.

Ya lo decía Arturo Jauretche, la clase media es autodestructiva. El medio pelo cuando empieza a estar bien se cree clase alta, se deja manijear por los medios, le agarra ataques de derecha y termina votando a sus verdugos. «Ignoran que la multitud no odia, odian las minorías, porque conquistar derechos provoca alegría, mientras perder privilegios provoca rencor»
 

palermito69

Estrella
Con el kirchnerismo la clase media se duplicó, vivía mejor, tenía capacidad de ahorro, cambiaba de auto y se iba de vacaciones al exterior.
Se quejaba de los planes sociales, de las cadenas de Cristina, de que no podía atesorar dólares... y ahora no tienen con qué comprarlos.

Se comieron el verso neoliberal de la meritocracia y la baja de impuestos. Votaron con odio hacia el kirchnerismo y hacia los pobres.
Los resultados están a la vista. Pasaron de ser Clase Media a ser Clase 1/4.

Ya lo decía Arturo Jauretche, la clase media es autodestructiva. El medio pelo cuando empieza a estar bien se cree clase alta, se deja manijear por los medios, le agarra ataques de derecha y termina votando a sus verdugos. «Ignoran que la multitud no odia, odian las minorías, porque conquistar derechos provoca alegría, mientras perder privilegios provoca rencor»
Y quien infla, el dolar comprando millones todos los días ???
Contame Genio
 
Arriba