Femenazismo y lucha por los los derechos de las mujeres.

Publicado en 'Historia, Política y Sociedad' por Pablillo, 11 Oct 2016.

  1. Pablillo

    Pablillo Suplente

    Este año en Rosario se realizo el 31 encuentro nacional de mujeres, esta congregación se hace todos los años y van variando el lugar.
    Este año estuvo marcado por varios conflictos, al cerrar la ante-ultima jornada, las mujeres marcharon por Rosario, cuando un pequeño grupo intento ir a la catedral, los cuales fueron reprimidos por la policía.
    El encuentro tenia como consigna la lucha por el aborto legal y en contra de la violencia de genero.

    Con respecto a los incidentes, el grupito que fue a la catedral fue a causar destrozos a la misma, a pintarla...
    De hecho las mujeres del progresismo, atacan a las mujeres católicas en los talleres.

    El fenenazismo es producto de exceso de corrección política, donde crearon a estas "tortas violentas" que creen que tienen más derechos y pueden ir causando desmanes en la vía publica. Cualquier cosa es machismo, cualquier cosa es violencia...

    Igual la culpa la tienen los zurdos que en la desesperación de sumar adeptos, convencieron a este grupo de que todo valía.

    ¿El Estado hizo bien en reprimir?
    ¿Es culpa de la sociedad que las mujeres no sepan elegir a sus parejas?
    ¿En serio es más difícil para una mujer conseguir trabajo?
    ¿Una pareja ocasional para el sexo?

    Opinen libremente...


    Después lo armo bien...
     
    Última edición: 11 Oct 2016
  2. palermito69

    palermito69 Estrella

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]



    [​IMG]

    na de las numerosas pintadas que parte de los manifestantes dejaron en las casas de Rosario

    [​IMG]

    Fueron vandalizadas paredes de edificios públicos, escuelas y casas particulares

    [​IMG]

    La marcha terminó con disturbios, heridos y detenidos

    [​IMG]

    e acuerdo a lo previsto la marcha debía culminar en la explanada del Monumento Nacional a la Bandera, pero por los incidentes, no llegó a su fin

    [​IMG][​IMG]


    ---------- Actualizado a las 15:57 ---------- Original a las 15:54 ----------

    ESTAN ENFERMISIMAS ESTAS MINAS...SON IGUAL O PEOR QUE LO QUE COMBATEN...

    ESTO NO TIENE PERDON...ES DE HIJA DE PUTA IGNORANTE...

    [​IMG]
     
  3. palermito69

    palermito69 Estrella

    [​IMG]

    estas son muy democráticas y humanas...LEAN LO QUE DICE LA PINTADA
     

    Adjuntos:

  4. metaleroXENEIZE

    metaleroXENEIZE Suplente

    yo no concibo arruinar o ensuciar la via publica, me guardo los envoltorios de los chicles en el bolsillo si no veo tacho, y desp veo q mucha gente te pintarrajea todo, sea la frase que sea eh, pero si les decis que esta mal ya se ponen a la defensiva, habria q pintarles las casa a ver que piensan.

    PD: desp edito y q agrego mi pensamiento sobre el feminismo.
     
  5. que gente de mierda.... Tendrian que cagarlas a garrotazos...

    A mi me gusta cuando van a putear frente a una iglesia... Tendrian que empezar, si son tan guapas, a ir a pintarrajear una mezquita, a ver como les va.
     
    A fede-xeneize90 y Omar18 les gusta esto.
  6. Pablillo

    Pablillo Suplente

    Ademas con que derecho?
    Una vez fui y le entre a pintar la casa a una femenazi que me habia rayado la pared. Como a la pareja podía cagarlo a trompadas, la loca llamo a la policía.
    Le mostré que ella había pintado mi casa y el policía se tuvo que ir...
    Me vino a limpiar la pared...
    Fue único....
     
    A fede-xeneize90 y =[unscarred]= les gusta esto.
  7. Pablillo

    Pablillo Suplente

  8. palermito69

    palermito69 Estrella

    [​IMG]
     
  9. es un travesti.... a mi no me jode
     
    A Superlogico y Pablillo les gusta esto.
  10. Descenso

    Descenso Idolo

    Agarrá el sushi que la comida y los servicios son una rotura anal pagarlos.
     
  11. Descenso

    Descenso Idolo

  12. Descenso

    Descenso Idolo

    Antes de convertirse sorora...[​IMG]
     
  13. Descenso

    Descenso Idolo

    Política y moral

    Para Rafael Correa, no se patea el sistema con demandas como la despenalización del aborto. Discute con el feminismo: “busquemos la igualdad de derechos, salariales, políticos pero no podemos ser iguales en todo, biológicamente no somos iguales”. Cree que antes del aborto “hay mil cosas que pasan antes, como la injusticia o la pobreza. Para llenar un tarro si metes primero arena, lo fino, y luego metes rocas, entra menos que si primero metes lo grande y luego lo fino”.

    –Hubo bastantes críticas por esa posición moral, de gente que comparte tus ideas en lo político o en lo económico. ¿Se pueden reconciliar ambas?

    Para mí la cuestión social en el continente más desigual del planeta, es la primera cuestión moral. Pero en Brasil, por ejemplo, hubo una gran marcha antes de las elecciones, contra el moralismo de Bolsonaro y las chicas fueron con el torso desnudo, a pedir el aborto, el matrimonio igualitario. Le subieron 6 puntos a Bolsonaro. Antes de ponernos a discutir estas cosas que están en la frontera del debate, discutamos cosas evidentes como la desigualdad de derechos. El además ha cogido la insatisfacción de la gente en temas que la izquierda nunca habla por purismo, como la seguridad.¿Por qué la izquierda no enfrentó más claramente ese problema para evitarlo? Es una torpeza política. En Ecuador sí lo hicimos, tenemos el sistema de seguridad integrado más avanzado de América latina.

    –¿Para poder captar esos significantes vacíos la Iglesia Evangélica le dio a Bolsonaro una llegada a las bases que la izquierda perdió?

    –Te diría que la iglesia evangélica encontró esas bases que la izquierda no atendió. Cuando la gente se asusta por ciertas posturas busca otra cosa y cuando ve que no tiene perspectivas de cambio, se deja convencer de que así tiene que ser y encuentra refugio en estas iglesias. Es difícil, a los dirigentes políticos nos acusan de no haber sido dirigentes espirituales. Que no cambiamos los hábitos de consumo, que nos enfocamos en el materialismo y no en lo espiritual del asunto. Pero bueno, sí quizás dejamos espacios para que los ocupen estas posturas radicales, como la de Bolsonaro.
     
    A fede-xeneize90 le gusta esto.
  14. Omar18

    Omar18 Juvenil

    Qué tristes estas mujeres que quieren ir en contra de todo, que quieren ocupar el lugar del hombre y destruir la familia.
    No entienden que hombres y mujeres somos necesariamente diferentes, con cualidades y fortalezas distintas. Es natural que un hombre necesite y encuentre satisfacción con una mujer y una mujer con un hombre, ya que son creados el uno para el otro. Los hombres tenemos fuerza y carácter y ellas tienen el don de ser madres. Qué terrible negar esto y pretender hacer cualquier cosa.
     
  15. Descenso

    Descenso Idolo

    Una revista académica acepta un capítulo del 'Mein Kampf' reescrito en términos feministas
    Tres profesores se unen para denunciar la corrupción en los estudios de género, sexualidad y raza y logran que les publiquen hasta 7 artículos falsos.

    Daniel Rodríguez Herrera
    2018-10-10
    Quizá se acuerden que hace unos meses fue noticia la publicación de un estudio sobre la "cultura de la violación" en los perros que pasean en los parques en la revista científica especializada Gender, Place & Culture. El artículo no solo había pasado la revisión de pares, sino que lo hizo con nota: fue seleccionado como estudio destacado en los números especiales que celebraron el veinticinco aniversario de la revista. Su autora, la doctora en feminismo Helen Wilson, aseguró haber examinado "respetuosa pero cercanamente los genitales de un poco menos de 10.000 perros, teniendo cuidado de no producir alarma y marchándome si el perro parecía incómodo", para concluir que estos parques "se convierten en espacios tolerantes con la violación donde la cultura de la violación humana se representa mediante la permisividad moral que extendemos a los animales".

    El problema es que Helen Wilson no existe. El artículo fue uno de la cerca de la veintena que tres académicos –Helen Pluckrose, James Lindsey y Peter Boghossian– enviaron a distintas revistas especializadas en lo que llaman "estudios reivindicativos": estudios de género, de identidad sexual o racial, etc. Tras fracasar en sus primeros intentos –seis estudios fueron rechazados– lograron acertar con el enfoque adecuado y cuando tuvieron que poner fin a su proyecto porque iba a ser destapado habían logrado publicar siete artículos y que otros siete estuvieran en distintas fases del proceso de aceptación y publicación por distintas revistas de estudios sociales posmodernos.

    Entre los textos, redactados durante un espacio de diez meses, incluyen estudios que afirman todo tipo de barbaridades, por supuesto sin ninguna base científica. En ellos se dice que si un hombre se masturba pensando en una mujer sin que ésta lo sepa se trata de violación, otro que copiaba un artículo supuestamente legítimo sobre glaciología feminista y que argumentaba que dentro de los estudios de astronomía debía incluirse la astrología feminista y queer, que los hombres que se masturbaran mediante penetración anal serían más feministas y menos tránsfobos, o que los estudiantes blancos no debían tener derecho a hablar en clase y debían quedarse tumbados y encadenados. Llegaron, incluso, a reescribir el capítulo 12 del Mein Kampf de Hitler en términos feministas; el artículo fue aceptado por la revista Affilia aunque ahora, esperemos, no llegará a publicarlo.


    Helen Pluckrose, James Lindsey y Peter Boghossian lamentan que no haya servido de nada el trabajo del físico Alan Sokal, quien publicó en 1996 un artículo sin ningún tipo de sentido en la revista de referencia del posmodernismo Social Text, demostrando así que el campo no tenía valor científico alguno, dado que ni siquiera los especialistas podían diferenciar un trabajo legítimo de pura palabrería sin sentido. Y sin embargo el posmodernismo no ha hecho sino prosperar desde entonces. ¿Por qué? Porque permite dar cobertura académica a un buen número de activistas ideologizados a un coste ridículo: los tres autores pudieron escribir veinte artículos en diez meses y su éxito fue tal que hasta comenzaron a llamarles para revisar estudios de otros autores. Se considera que hacen falta unos siete artículos publicados para lograr una plaza fija en la universidad.
     
  16. Superlogico

    Superlogico Suplente

    Estas mujeres luchan para poder ser como los hombres que combaten
     
  17. THAL

    THAL Idolo

    [​IMG]
     
    A Omar18 y LaMitadMas1 les gusta esto.
  18. palermito69

    palermito69 Estrella

  19. Descenso

    Descenso Idolo

    Nancy Giampaolo

    “Rial con el pañuelo verde es la viva imagen de nuestra crisis de pensamiento”
    Feminista disidente, defiende el rol de las amas de casa y dice que el feminismo lúcido no cree en la idea de sororidad.

    [​IMG]
    Nancy Giampaolo: "La base de la disidencia no es inscribirse dentro de ningún colectivo porque los colectivos tienen estatutos, manifiestos y opiniones con los que no hay posibilidad de disentir". Foto David Fernandez

    Nancy Giampaolo argumenta así: ¿Por qué los derechos de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales cobraron una visibilización mediática mayor a la de grupos con dificultades enormemente más graves, como los niños? También con ironía: Un pedido tan poco reflexionado como el de la mujer que pide a la sociedad tener la misma libertad que los hombres, asumiendo que el hombre es libre...

    Desde un arrabal de la web llamado RevistaPaco.com, medio virtual dirigido por los escritores Juan Terranova y Nicolás Mavrakis, Giampaolo –feminista disidente, periodista, guionista, docente- ejerce su libertad por fuera de los discursos políticamente correctos y edulcorados del establishment y, al igual que Roxana Kreimer, licenciada en Filosofía y referente de la disidencia local, se siente invisibilizada porque la prensa, dice, "está controlada" por una sola visión del feminismo. “Los medios -afirma- se encuentran tomados por la mirada oficial del movimiento”.

    -¿Estarías circulando como una suerte de personaje maldito? A Kreimer, que discrepa fuertemente con algunas referentes del movimiento, le pasa algo parecido...

    -Yo creo en la libertad de pensamiento. No puedo adherir incondicionalmente a lo que no me cierra. En la mayor parte de los medios masivos, por ejemplo, se celebró el Me too con un entusiasmo ridículo, más si uno tiene en cuenta lo lejos que estamos de las realidades de esas actrices que salieron a escrachar al inmundo de Harvey Weinstein. Se celebró el Me Too como si fuera un logro propio, y en realidad se trató de una movida de las actrices mejor pagas del mundo, mujeres que de ninguna manera son representativas de la realidad de una mujer argentina. Esos mismos medios después, con análogo fervor, celebran el feminismo popular. ¿Pero las voceras mediáticas de este feminismo presentado como “del pueblo” provienen de los sectores populares? ¿Conocen realmente su idiosincrasia?

    -¿Qué sería “feminismo popular”?

    [​IMG]
    Nancy Giampaolo. "La clave de la disidencia es hacerse cargo individualmente de lo que uno piensa". Foto David Fernandez

    -Es una frase repetida por las progresistas de izquierda y las autoproclamadas “peronistas”. Muchas veces citan entre sus musas a Eva Perón, quien, como sabemos, conocía el feminismo y lo defenestraba. Recordemos que dijo: Confieso que el día que me vi ante la posibilidad del camino feminista, me dio un poco de miedo. ¿Qué podía hacer yo, humilde mujer del pueblo, allí donde otras mujeres más preparadas que una han fracasado rotundamente?

    -¿Existe una sede del “feminismo disidente”? ¿Dónde opera? ¿Cuántas son?

    -¿Sede? Lo dudo. La clave de la disidencia es hacerse cargo individualmente de lo que uno piensa. El feminismo disidente no es un movimiento: son personas que hablamos por cuenta propia. La base de la disidencia no es inscribirse dentro de ningún colectivo porque los colectivos tienen estatutos, manifiestos y opiniones con los que no hay posibilidad de disentir. No se permite visión crítica. Camille Paglia y Cristina Hoff Sommers, por ejemplo, son dos de las feministas disidentes más conocidas de Estados Unidos y entre ellas tienen poco que ver. La primera es lesbiana, crítica de arte y demócrata; la segunda es republicana, hétero y se ocupa bastante poco del arte. Sin embargo ambas coinciden en sus críticas a los nuevos feminismos. Acá, Roxana Kreimer o Paula Puebla, una escritora que también tiene una visión inteligente, pueden coincidir conmigo en muchas cosas, pero podemos disentir en otras sin que eso nos enfrente. Quiero decir que en materia de pensamiento hay que ser capaz de diferencias.

    -¿Las amas de casa pueden sentirse representadas por ustedes?

    -Por supuesto. Pensar que todas están pegadas a la tele mirando chismes y que hay que “educarlas” desde esos mismos programas de chismes y novelas, es prejuicioso y discriminatorio. Nadie puede negar que existan amas de casa cultas, ilustradas e inteligentes. ¿Por qué pensar que quedarte cuidando a tus hijos y haciendo cosas de la casa es opresivo y embrutecedor? ¿Trabajar en un supermercado o ser tachera es menos opresivo?

    -¿Cuánto hay de justicia por mano propia en la práctica habitual del escrache?

    [​IMG]
    "¿Por qué pensar que quedarte cuidando a tus hijos y haciendo cosas de la casa es opresivo y embrutecedor? ¿Trabajar en un supermercado o ser tachera es menos opresivo". Foto: David Fernández.

    -Bastante. Pero como en general los escraches hechos por mujeres contra hombres se hacen colectivamente, es decir que varias mujeres apuntan contra un mismo blanco, ahí el esquema por mano propia si diluye y es obvio que las denunciantes corren menos riesgos porque suelen moverse en banda.

    -¿Los medios tienen un discurso único cuando se habla del tema?

    -Mayoritariamente sí. Cuando fue el Me Too, uno leía Página 12 y La Nación, por nombrar medios que estarían en las antípodas ideológicas, y prácticamente decían lo mismo.

    ¿Cómo reacciona una “feminista disidente” cuando le dicen un piropo subido de tono?

    -En lo personal, mientras no haya contacto físico ni una cosa medio apabullante de grupo o persona hostigándote, no me parece una agresión que amerite recurrir a la ley. Me molestan más las encuestas callejeras, el pedido de firmas o la insistencia de los evangelistas.

    -¿Ustedes también dicen “machirulo”?

    -Excepto como ironía, no.

    -¿Es útil sólo mostrar palizas y femicidios, o eso puede terminar siendo funcional al mal menor del chirlo u otro maltrato cotidiano?

    -Con la exhibición repetitiva de la violencia machista no se logró que disminuyeran los femicidios. Desde la primera marcha Ni una menos hasta la última, las estadísticas que los medios manejan no cambiaron. Pero la corrección política de hoy pasa más por reivindicar los derechos de las mujeres que los de otros grupos más vulnerables como los niños pobres. Esta temática obturó la visibilización de otras violencias. Hay mucho periodismo centrado en la problemática de las mujeres, pero artículos que hablen de los nenes que viven en la calle o trabajan a edades increíblemente tempranas... de eso, poco y nada. En lo personal tengo claro que los niños son la población más vulnerable del país. No así las mujeres o las minorías sexuales.

    -¿A qué te oponés?


    -Me parecen peligrosos los pensamientos totalitarios como el que en cada una de nosotras hay una víctima potencial de los hombres. No existe un único modelo de mujer. Hay víctimas y victimarias. Angela Merkel gobierna la potencia más brava de Europa, Theresa May, lo mismo, Michelle Lagarde es la cara del FMI y en nuestro país: Cristina o Patricia Bullrich manejando fuerzas de seguridad... ¿Cuál es el sello pacifista de todas estas mujeres?

    -¿Es verdad lo del “patriarcado”?

    -Por supuesto, pero para discutirlo hay que estudiarlo en serio o vamos a terminar cambiando todo para que nada cambie. Que ya no corre más, podría aceptarlo en la medida en que aquello que lo sustituya se sostenga teórica y fácticamente. Pero con la idea de patriarcado se articuló una división transversal muy funcional al poder. Si no nos damos cuenta de que la "grieta" más grave de la humanidad es entre ricos y pobres o poderosos y gente de a pie, y no entre “machirulos y mujeres”, estamos en serios problemas.

    -¿Qué te parece el neologismo “sororidad”?

    -De la sororidad se ríen las feministas lúcidas y adhieren las desinformadas. La sororidad no tiene en cuenta que para una mujer común es imposible sentirse “hermana” de mujeres poderosas como Lagarde, Merkel, May. Me molesta la intención totalizadora. ¿Cuántas trabajadoras argentinas pueden sentir sororidad con Cristina, Carrió o Bullrich? La ilusión de que por ser mujeres estamos “hermanadas” es de una ingenuidad alarmante.

    -También sos periodista como algunas de las integrantes del Ni una menos, línea fundadora. ¿Es normal que el tema esté encabezado por comunicadoras sociales?

    -Así parece, pero no veo la hora de que tengan voz otras referentes con menos privilegios que nosotras. Expertas como Roxana Kreimer, una mujer proveniente del ámbito académico y lo suficientemente corajuda como para plantarse y hablar desde la convicción personal y el propio trabajo escrupuloso de investigación. Eso sería fundamental. Lo otro tiene mucho de discurso vacío y está lleno de eslogans.

    -¿Cuál es tu postura en relación al aborto?

    -Me hubiese gustado ver menos actrices o activistas y más mujeres de campo, de villas y de los barrios. Me apena que el debate público no haya incluido un mayor número de “pibas” a las que en teoría estaría destinada, en primera instancia, la ley. Y me apena que se haya creído que yendo al programa de Jorge Rial se estaba interpelando a las clases bajas.

    -¿Legalizar el aborto en un país sin educación sexual sería legalizar la ignorancia?

    -Te lo podría contestar si el debate público hubiese tenido mayor cantidad de exponentes documentados, desinteresados y representativos de la realidad argentina. Básicamente hubo políticos y farándula, así que yo sigo en cierto grado de ignorancia, igual que el resto.

    -¿Decís que Rial no fue buena estrategia para entrarle al tema desde otro lado?

    -Rial con el pañuelo verde es la viva imagen de nuestra crisis de pensamiento y representatividad. Asumir que las mujeres que ven su programa iban a salir a apoyar el aborto solamente porque un par de feministas mediáticas se sentaran a conversar con él, es un prejuicio que da cuenta de una desconexión absoluta con lo popular.
     
  20. palermito69

    palermito69 Estrella

    [​IMG]


    ASCO TOTAL
     

Compartir esta página