El "10" de América: Riquelme alcanzó un nuevo récord en Copa Libertadores

Con su actuación en el 1-0 sobre Fluminense, se transformó en el "xeneize" con más presencias en este torneo. No brilló, pero volvió a convertirse en el cerebro del equipo en otra noche mágica en La Bombonera


Crédito foto: Télam
"En casa queríamos ganar y lo hicimos. Tenemos ilusión y confianza para lo que viene", señaló con optimismo Juan Román Riquelme una vez terminado el partido de ida de los cuartos de final, consciente de que los 90 minutos del próximo miércoles en Río de Janeiro decidirán la suerte. En su séptima Copa Libertadores, con 61 partidos en sus espaldas y tres títulos ganados, tiene la obsesión de alzar su cuarto trofeo continental con la camiseta de Boca.

El capitán "xeneize" suma los mismos partidos que su amigo Clemente Rodríguez, aunque mayor cantidad de minutos jugados. Y supera a Sebastián Battaglia (60), Roberto Abbondanzieri (60), Guillermo Barros Schelotto (54), Marcelo Delgado (51) y Martín Palermo (44), como futbolista con mayor presencia vistiendo esta casaca en Copa Libertadores.

Los números que presenta Román, junto a sus tres consagraciones en 2000, 2001 y 2007, en todas como actor protagónico y figura principal del equipo, son irrebatibles y lo convierten en un hito. Cada vez que pisa el suelo de La Bombonera, el jardín de su casa, como le gusta llamarlo, recibe el calor de los hinchas y con su juego les contagia su ilusión de conquistar una nueva copa.

En una noche de ensueños frente a la Unión Española, alcanzó a Palermo como máximo goleador “xeneize” en Copa Libertadores con 23 goles, y en Brasil, la próxima semana, tratará de superarlo. Obteniendo la cuarta Libertadores a nivel personal, alcanzaría a Battaglia y a Guillermo, los que más veces la ganaron con la azul y oro.

En 2007 se convirtió en el fichaje más caro de la historia del fútbol argentino tras brillar en la Copa de ese año y su conflictiva salida del Villarreal. Jugó poco más del 50% de los partidos y en 2010 renovó por 5 millones de dólares, provocando la renuncia de varios dirigentes en desacuerdo con su continuidad. Sus reiteradas lesiones hicieron dudar a los detractores de su juego. Pero él nunca dudó de sí mismo.

Su fútbol está intacto. Sus ganas de jugar también. Sus deseos de seguir ganado títulos importantes con Boca no se detienen. Y a pocos días de cumplir 34 años, después de acallar las voces de los que creían que ya no tenía nada más que regalarle a los amantes del buen fútbol, se prepara para seguir derrochando alegría con su talento y realizar su cuarta conquista de América.
 
J

JuanKBJ

Guest
61 Partidos... es un montón, no pensé que fueran tantos. Grande Román!!!
 
Arriba